Justicia indígena / Participación ciudadana

 

Poder Judicial y Justicia comunitaria 

 

Justicia estatal

 

No es novedad señalar que en zonas rurales de varios países latinoamericanos, como el Perú y Ecuador, el estado no esta en condiciones de garantizar el orden público y la protección de los ciudadanos ante la delincuencia. La inseguridad jurídica se acrecienta además por las barreras contra el acceso a la Justicia estatal, que son casi insuperables para la mayoría pobre de la sociedad. Hay barreras económicas como costos de defensa y aranceles judiciales, hay barreras geográficas por la gran distancia entre muchos pueblos y las sedes del Poder Judicial, barreras lingüísticas y culturales por el idioma castellano que se habla en los juzgados estatales, que no todos los indígenas dominan muy bien. Otros obstáculos son los procedimientos jurídicos poco entendibles para un ciudadano promedio y la lentitud extrema de los procesos. No es una sorpresa que sólo 14% de los peruanos y 16% de los ecuatorianos tienen confianza en el Poder Judicial.

 

 Justicia comunitaria / indígena

 

El servicio deficiente de la Justicia estatal es compensado parcialmente por la justicia comunitaria que en algunos países como Ecuador es denominada justicia indígena. Los pueblos indígenas y los campesinos de los países andinos han mantenido sus sistemas de derecho consuetudinario, existentes desde tiempos ancestrales y sus prácticas tradicionales de resolución de conflictos. Estos sistemas no fueron superados mediante la asimilación o la integración de los campesinos e indígenas en la sociedad mayoritaria. Por el contrario, frente a la marginación continuada han adaptado y desarrollado su derecho consuetudinario y su forma de Justicia en base de su propia cultura y en comunicación con la cultura mayoritaria. Han surgido nuevas instancias – como las rondas campesinas en el Perú –, nuevas normas y nuevos procedimientos. En estos sistemas alternativas de resolución de conflictos se resuelve la masa de los conflictos interpersonales de la sociedad.

La justicia comunitaria practicada en comunidades de campesinos e indígenas y la justicia de paz, administrada por ciudadanos legos en derecho, son mecanismos importantes de acceso a la Justicia, primero porque llenan el vacío que deja la ausencia del estado en zonas rurales y segundo porque se trata de fueros eficientes y altamente aceptadas por la población que permiten litigar dentro de los patrones culturales del lugar. 

 

 Problemas

 

En los años 90, las constituciones de muchos países latinoamericanos reconocieron la justicia indígena y consuetudinaria y definieron como marco los Derechos Humanos y a las garantías constitucionales. Sin embargo, estas condiciones no son siempre aceptadas por la población indígena. Por el otro lado muchos jueces y fiscales tienen pocos conocimientos sobre la jurisdicción especial de los fueros indígenas. Es por esto que se ha desarrollado una relación tensa, con la consecuencia de que muchos conflictos no son resueltos de la manera más óptima, ya que actores provenientes de dos sistemas diferentes intervienen (por ejemplo: habitantes de un pueblo indígena sancionan a un acusado de asesinato con un castigo físico, cosa que no es aceptada por la justicia estatal y que motiva un procedimiento penal). Muchos conflictos no son resueltos, o lo son de una forma que no es aceptada por uno de los respectivos sistemas. Conflictos no resueltos son, sin embargo, causa de violencia, como por ejemplo, el asesinato de colonos ilegales por parte del pueblo Aguaruna en la zona peruana del Amazonas en el año 2002.

En cambio la Justicia de Paz (no letrada) también precisa de programas de capacitación para los jueces, que son ciudadanos promedios (como agricultores, profesores, comerciantes) sin mayores conocimientos de derecho. En vez de tratar de convertirles en “pequeños abogados”, es aconsejable de entrenarles en métodos de mediación y en la toma de decisiones dentro de los límites de las garantías constitucionales, respetando la cultura y el derecho consuetudinario local .

Habría que apoyar a los grupos destinatarios de superar los problemas mediante proyectos de asesoría y capacitación.

 

Top